Primavera Negra

A Etecsa le crece la barba

REPRESION
A Etecsa le crece la barba

Odelín Alfonso

LA HABANA, Cuba – Febrero (www.cubanet.org) – Es conocido por todos los
cubanos. Para tener un teléfono, se necesitan ciertos requisitos: ser
combatiente revolucionario o internacionalista, algunos impedidos
físicos y chivatones.

En el mes de noviembre de 2005 se le asignaron 96 teléfonos al reparto
Parcelación Moderna, ubicado en Arroyo Naranjo. En una reunión previa a
la repartición, exigieron a los vecinos que aspiraban a ellos cartas de
sus centros de trabajo.

Arroyo Naranjo es considerado por Fidel Castro el municipio más pobre de
Ciudad Habana. La categoría, en realidad, apellida a aquellos suburbios
con alto índice delictivo.

A la siguiente semana, la mayoría de las solicitudes no estaban hechas,
pero los teléfonos ya tenían dueño. Entonces comenzó la gran batalla
entre el concejal comunista Carlos Liransa y la plebe.

La papa caliente lanzada entre delegados no satisfizo respuesta alguna.
Los teléfonos quedaron en manos de militantes y “militantes”.

Subordinados al régimen y sin medir sus pobres respuestas a los
problemas como responsables directos, resulta formal por parte de los
delegados anunciar las bondades de la revolución.

Según las autoridades, los teléfonos se priorizan para médicos
internacionalistas, impedidos físicos, personal de salud pública en
dependencia de su responsabilidad, así como dirigentes y militares. En
ese orden.

Daniel Hernández Hernández y Maria del Carmen Rodríguez Hernández, ambos
impedidos físicos, el primero con retraso mental y epilepsia severa,
quedaron excluidos del servicio telefónico.

Haydee Hernández Mayoral, madre de Daniel, se dirigió por escrito al
Consejo de Estado y al Ministerio de la Informática y las
Comunicaciones, y obtuvo la respuesta acostumbrada.

La ingeniera Claribel Hernández, de la Dirección de Atención a la
Ciudadanía del Ministerio Informático, en carta fechada el 6 de
diciembre, le explicó la política aplicada desde 1998 por el Comité
Ejecutivo del Consejo de Ministros para la distribución de teléfonos al
sector residencial.

En ella se establecen dos vías: las comisiones creadas por los Consejos
Municipales y Provinciales del Poder Popular distribuyen el 75%, de los
cuales el 20% es para funcionarios y dirigentes. Es decir, el Ministerio
no tiene competencia en la distribución de los servicios telefónicos al
sector residencial.

Anteriormente, en carta fechada el 17 de noviembre, René Montes de Oca
Ruiz, jefe de atención a la población del Consejo de Estado, había
comunicado a Haydee Hernández que había trasladado su caso al Poder
Popular Provincial.

A los excluidos del servicio telefónico se añaden los desafectos a la
corona.

Recordemos el caso reciente del abogado ciego Juan Carlos González
Leyva, en Ciego de Ávila. El disidente disponía del servicio, pero le
fue cortado por el hacha dominante debido a sus constantes denuncias por
Radio Martí.

Otro añejo caso es el del edificio sito en calle 28 entre calle 17 y
calle 19, Vedado, con 24 apartamentos. En el número 157 reside Dolia
Leal Francisco, Dama de Blanco y luchadora cívica. Su esposo es Nelson
Aguiar Ramírez, uno de los 75 prisioneros de la Primavera Negra de 2003
y presidente del Partido Liberal Ortodoxo.

En el edificio se otorgaron 15 teléfonos, cubriendo el servicio total
del inmueble. Se exceptuaron los inquilinos disidentes.

La Dama de Blanco relata que la coordinadora Ángela Beltrán Borrego,
integrante de la Comisión, se opuso a que se les concediera el servicio,
acusándolos de contrarrevolucionarios y agentes de la CIA. ¡Vaya bufonada!

De nada valieron las reiteradas visitas a la oficina de la Dirección
Municipal de Finanzas y Precios. El caso se cerró con un excedente de
cinco teléfonos. Ilógica injusticia. Sólo queda la guillotina.

Vale preguntarse, ¿qué responsabilidad podrá tener un combatiente
retirado, a no ser chivatear? Son las cosas de Etecsa.

Etecsa, una de las diez empresas con mayor capital mixto de la Isla,
recibe el 42% de las ganancias y carga consigo una desigual inversión
técnico administrativa. La cúpula gobernante, con el 51% de las
ganancias, dispone de las líneas y del personal manipulado y
salarialmente estafado.

Mientras la invade el socialismo, a Etecsa le crece la barba.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/feb06/08a7.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives