Primavera Negra

Grave la escasez de medicinas en Cuba

Posted on Mon, Feb. 13, 2006

Grave la escasez de medicinas en Cuba

WILFREDO CANCIO ISLA
El Nuevo Herald

Al menos dos envíos con varias toneladas de medicamentos aterrizan
mensualmente en Venezuela para surtir los módulos de los 14,000 médicos
cubanos que prestan sus servicios en ese país.

Cada módulo enviado por el gobierno cubano cuenta con 102 medicamentos,
desde un diurético muy eficaz como la Hidroclorotiazida hasta el
antihipertensivo Captopril.

Días atrás, Cuba ofreció también enviar seis toneladas de medicinas y
140 médicos para atender a los damnificados de las inundaciones en
Bolivia, mientras que a miles de kilómetros de allí, en Pakistán, un
contingente médico cubano atiende a sus pacientes con medicamentos
proporcionados desde La Habana.

Las contribuciones de medicamentos de Cuba en misiones internacionales
es hoy un tema que provoca una creciente irritabilidad entre los
ciudadanos de la isla, donde con frecuencia es imposible encontrar un
simple analgésico en una farmacia de barrio.

La crisis de abastecimiento a la red nacional se ha visto agudizada en
años recientes por los robos en almacenes y laboratorios con destino al
mercado negro, actividad que desde mediados del 2005 es objeto de una
ofensiva gubernamental.

Pero el eje de la contradicción para el ciudadano común no radica sólo
en tener que pagarle 15 pesos a un vendedor ilegal por una tira de 10
tabletas de Duralgina o de Meprobamato (un relajante muscular muy usado
en Cuba). Una pregunta esencial del consumidor cubano es la razón de las
restricciones y los ”faltantes” en los establecimientos nacionales
cuando toneladas de medicamentos van a parar a misiones médicas en el
exterior.

”Es incomprensible”, comento Gudelia Aguilar en conversación con El
Nuevo Herald desde la oriental ciudad de Manzanillo. “Las farmacias de
este pueblo están vacías y a veces no consigues ni siquiera lo que te
corresponde por el tarjetón”.

Desde mediados de los años 90, las medicinas rutinarias de personas
hipertensas o diabéticas son reguladas en las farmacias mediante una
tarjeta popularmente conocida como ”tarjetón”. Sin embargo, en
ocasiones los abastecimientos de estos fármacos son limitados.

Aguilar es la esposa de Julio Antonio Valdés Guevara, el primer
disidente del Grupo de los 75 excarcelado por motivos de salud. El
opositor padece una insuficiencia renal crónica que le obliga a un
tratamiento regular de hemodiálisis.

”Muchas veces no hay agujas desechables para la hemodiálisis”, contó
la mujer. “Mi esposo necesita vitaminas que no contengan potasio, que
aquí no son fáciles de conseguir, y el Enarapril y la Furosemida [para
la presión arterial] vas a buscarlos con el tarjetón y simplemente te
dicen que no hay”.

La escasez de medicamentos básicos en el sistema de salud cubano ha sido
reiterada en informes de organizaciones profesionales disidentes dentro
de la isla. El pasado noviembre, un reporte del Colegio Médico de
Villaclara alertó sobre la falta de antibióticos, analgésicos,
nitroglicerina, salbutamol, anestésicos, material estéril y portasueros
en los hospitales y establecimientos de venta de esa provincia.

Otro informe desde La Habana, aparecido en la revista médica digital
Desafíos, advierte que las deficiencias en el sistema de asistencia
primaria de salud se deben “al déficit de medicamentos, materiales e
insumos”.

”Es de destacar que las farmacias [asociadas al Programa del Médico de
la Familia] están vacías y los pacientes asisten reiteradas veces sin
conseguir los medicamentos, esto dada la carencia de productos y el
envío de forma masiva a Venezuela, donde los médicos de [el plan] Barrio
Adentro los regalan a los venezolanos”, describió el informe.

De acuerdo con testimonios y documentos revisados por El Nuevo Herald,
el listado de medicamentos enviados a Venezuela incluye los ya
mencionados Hidroclorotiazida y Captopril, los antiulcerosos Omeprazol y
Cimetidina, así como lentes y cristales para servicios oftalmológicos y
todos los materiales básicos de Estomatología.

”Hay suficientes y los surtidos son bien completos”, afirmó un médico
cubano que atiende una barriada en las afueras de Caracas. “Algunos
medicamentos llegan y nunca se utilizan”.

La fuente reveló que es común que el personal de salud cubano se apropie
allí de numerosos medicamentos escasos en Cuba, para llevarlos consigo
al término de la misión o reenviarlos a familiares y personas
necesitadas en la isla.

”Eso es muy frecuente aquí, los médicos guardan las medicinas que son
de difícil localización en Cuba y se las llevan luego como parte del
equipaje final”, agregó la fuente.

El programa de medicamentos en Cuba es considerado ”prioridad del
Estado” y está en manos de la Industria Básica, que rinde cuentas
directamente al Consejo de Estado y al vicepresidente Carlos Lage. El
sistema de salud cubano opera con unos 820 medicamentos, de los cuales
produce 550 y el resto tiene que importarlos.

En los últimos cinco años el gobierno cubano ha invertido millonarios
recursos en la renovación de las plantas de producción y en la compra de
materias primas para elaborar medicamentos. Al mismo tiempo, desde el
pasado año se ha iniciado una batalla gubernamental contra las ventas
ilegales de medicamentos, atribuidas a “la falta de vigilancia
empresarial y de los colectivos laborales”.

Sólo en el primer semestre del 2005 la policía cubana registró 309 casos
de venta ilegal de medicinas y confiscó casi un millón de tabletas y
3,636 frascos de productos de 325 renglones farmacéuticos.

Pero para el cubano de a pie la realidad es que aún no han podido
siquiera resolverse los abastecimientos de aspirina, que cada semana
provocan largas colas en las farmacias.

”¿La aspirina?, pues sigue siendo por la libre pero sólo dura unas
horas en la farmacia”, comentó María Mercedes Prieto, una profesora de
preuniversitario en La Habana. “Los analgésicos de mi casa hace tiempo
que los mandan nuestra familia en Miami”.

wcancio@elnuevoherald.com
http://www.miami.com/mld/elnuevo/13857359.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives