Primavera Negra

Disidente preso retrata la vida cotidiana en la isla

Posted on Fri, May. 12, 2006

Disidente preso retrata la vida cotidiana en la isla
WILFREDO CANCIO ISLA
El Nuevo Herald

Montado en una bicicleta por las calles de La Habana, el periodista Omar Rodríguez Saludes se decidió a rescatar, cámara fotográfica en mano, las imágenes de una Cuba que no suele aparecer en los catálogos turísticos.

Desde que inició sus actividades en la prensa independiente, en 1995, hasta su arresto en marzo del 2003, el reportero gráfico recogió miles de instantáneas en rollos de película que luego enviaba sin revelar al extranjero, tratando de burlar la censura oficial.

Rodríguez Saludes utilizó a decenas de viajeros para sacar sus fotos de Cuba. A veces los rollos llegaron a la agencia Nueva Prensa Cubana (NPC) en Miami procedentes de Finlandia, Suiza o la República Checa; otros envíos se perdieron sin llegar a su destino final.

En total, más de 3,000 fotos pudieron salvarse y permanecen archivadas en las oficinas de NPC, en el suroeste de Miami. Rodríguez Saludes se autodefinía como ”fotógrafo ciego” ante la imposibilidad de ver los resultados de su empeño profesional, que terminaría truncado por la cárcel bajo acusaciones de ”pensamiento anexionista” y de “reportero ilegal al servicio del gobierno de Estados Unidos”.

La condena fue la más alta entre los periodistas encausados durante la llamada Causa de los 75: 27 años de prisión.

A partir de hoy, las fotografías de Rodríguez Saludes se exhibirán por primera vez en una muestra titulada Una pelea cubana contra los demonios, auspiciada por NPC y El Nuevo Herald. La exposición, con 71 piezas, se inaugurará a las 5 p.m. en el vestíbulo del edificio que comparten The Miami Herald/El Nuevo Herald, y permanecerá abierta al público hasta el 26 de mayo.

”Lo más difícil ha sido seleccionar esta muestra, porque la casi totalidad de sus fotos son excepcionales revelaciones de la realidad cubana”, opinó Nancy Pérez Crespo, directora de NPC. “Es el testimonio del dolor y el horror dentro de la isla, sin pintoresquismos ni camuflajes”.

Pérez Crespo relató que su agencia entró en contacto con el periodista a mediados de 1996, iniciándose así una colaboración que incluyó desde rollos hasta grabadoras y cámaras fotográficas para su desempeño periodístico.

‘Algunas fotos se publicaron en Miami sin su crédito, porque él no quería `quemarse’ con la Seguridad del Estado”, dijo. “La policía política lo tenía en la mirilla y más de una vez le incautaron los equipos fotográficos para tratar de neutralizarlo”.

Rodríguez Saludes emergió rápidamente como un baluarte del periodismo gráfico independiente y un activo cronista del movimiento opositor en la isla.

”Era incansable, no tenía cuando acabar”, relató desde La Habana Ileana Marrero, esposa de Rodríguez Saludes por 20 años. “La calle fue su mejor escuela de fotografía”.

El matrimonio tiene tres hijos: Osmani, de 17 años, Yohandri, de 10, y Patricia, de 3. Toda la familia vive en un pequeño apartamento interior en la barriada de Lawton.

”Cuando lo juzgaron, lo acusaron de presentar imágenes destructivas del país”, rememoró Marrero. “Pero la realidad del país es esa, él no la inventaba”.

Las fotografías reflejan la crudeza de la vida cotidiana, la proliferación de los basureros en plena calle, los derrumbes y los mendigos, y contrastan irónicamente con los lemas omnipresentes de la propaganda oficial que Rodríguez Saludes se empeña en incluir en sus encuadres.

Otras constituyen históricos documentos sobre las actividades del movimiento disidente y sus principales líderes dentro de la isla.

”Omar [Rodríguez Saludes] es el único fotógrafo que tuvo la oposición en estos años”, expresó el disidente Vladimiro Roca desde La Habana. “Personalmente tenía mucho temor a que se fuera a perder un legado fotográfico que es parte de la historia reciente de este país”.

En mayo del 2002, durante la visita del ex presidente Jimmy Carter a La Habana, The New York Times dedicó un artículo a las labores periodísticas de Rodríguez Saludes.

Roca destacó que el periodista ”llegó con su cámara hasta lugares que nadie ha llegado” y enfatizó en que a su destreza profesional une “una grandiosa condición humana”.

Marrero tenía fijada ayer una visita a la cárcel de Toledo, en el municipio Marianao, donde se encuentra confinado su esposo. En tres años de encarcelamiento, Rodríguez Saludes ha pasado por cuatro centros penitenciarios.

”Es muy duro para toda la familia”, manifestó la mujer. “La niña tenía apenas cuatro meses cuando lo arrestaron y estos años de separación nunca se van a recuperar… La niña prácticamente lo conoció en la cárcel y cuando va a visitarlo dice que vamos `a la casa de papá”.

Rodríguez Saludes, de 40 años, es graduado de técnico en dibujo mecánico y abandonó en tercer año la carrera de Ingeniería Mecánica ante las dificultades económicas que afrontaba su familia.

”Esperamos que podamos salir pronto de esta tragedia”, señaló la esposa. “No tenemos recursos económicos y sobrevivimos a duras penas, porque yo renuncié a mi empleo en el 2002”.

NPC anunció que planea publicar este año un libro con más de 100 fotos del periodista preso y enviar la recaudación de las ventas a su familia en Cuba.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/local/14558771.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives