Primavera Negra

Temporada ciclonica

DISIDENCIA
Temporada ciclónica
Juan González Febles

LA HABANA, Cuba – Abril (www.cubanet.org) – Se nos viene encima un
verano que promete ser muy movido. Parece ser inminente la celebración
de un congreso -otro más- esta vez de bibliotecas independientes. Lo
alienta la Asamblea Para Promover la Sociedad civil. Se trata de
analizar y discutir el trabajo del exiguo pero llamativo colectivo de
bibliotecas independientes que se nuclean en torno a esa ya polémica
asamblea.

El congreso será otro desafío de verano a la dictadura. De acuerdo con
las últimas tendencias, ésta reaccionará con algunos arrestos y la
Asamblea ganará cintillos en la prensa. Sobre todo su mediática primera
figura. Los arrestados correrán la suerte incierta de las víctimas
cosechadas en el último desafío de la citada asamblea.

La dictadura se libró del trabajo responsable de Oscar Mario González
Pérez, Santiago Dubouchet y otros comunicadores. Salieron de circulación
un grupo de opositores. Haciendo una valoración justa y desapasionada,
no entiendo qué se ganó o quién ganó algo objetivamente con aquel pasado
congreso de mayo, promovido por la Asamblea.

Siempre me ha parecido que la labor de los políticos es ingrata. No es
fácil ser líder, requiere responsabilidad. Un político tiene que tener
mucho cuidado con lo que dice y con lo que hace. Como reza aquel refrán,
“la mujer de César no sólo tiene que ser honrada, tiene que parecerlo”.

Crucemos los dedos porque todo pase sin consecuencias. Que la Mesa
Redonda no disponga de declaraciones irresponsables tomadas sin querer o
“arregladas”. Que no logren aprovechar la ingenuidad política de algún
líder que se niega a comprender con quién está tratando. Que no haya
otra cámara indiscreta de la policía de Seguridad.

Por sobre todas las cosas, que no se afecte el trabajo sistemático de un
movimiento eficiente en su acción. No hay que olvidar que el movimiento
de Bibliotecas Independientes de Cuba es una de nuestras más bellas
realidades. Gracias a esa realidad, releo “La tía Julia y el escribidor”
y conseguí leer, por primera y alucinante vez, “La insoportable levedad
del ser” de Milan Kundera.

Por lo pronto, y para hablar de cosas positivas, el Proyecto de
Bibliotecas Independientes de Cuba mantiene su trabajo y crece en
cantidad y calidad a lo largo del país. Según su directora, Gisela
Delgado, se trabaja bien y sistemáticamente. No es necesaria la
publicidad. Por el momento, sólo trabajo.

Tanto la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, como su polémica
primera figura, Marta Beatriz Roque Cabello, me hacen experimentar con
mucha fuerza la añoranza por una derecha fuerte, mesurada, articulada y
seria. Una derecha a la altura de Jorge Mañach, Cosme de La Torriente,
Herminio Portell Vilá, Orestes Ferrara y Gonzalo de Quesada.

No importa que estos patricios no hayan logrado crear un movimiento o un
partido político sólido. Para bien de Cuba existieron y, al menos eso,
la patria lo agradece.

Ojalá que este congreso en ciernes, además del blablabla de siempre,
aporte algo sustancioso. Que la temporada ciclónica que se nos viene
encima no incremente la población penal política y nos deje un saldo
aceptable. ¡Que Dios nos asista, y ampare tanto al congreso como a los
congresistas!

http://www.cubanet.org/CNews/y06/may06/01a6.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives