Primavera Negra

POLÍTICA DE LA UNIÓN EUROPEA HACIA CUBA; A LA ESPECTATIVA DE CAMBIOS DEMOCRÁTICOS EN LA ISLA

POLÍTICA DE LA UNIÓN EUROPEA HACIA CUBA; A LA ESPECTATIVA DE CAMBIOS
DEMOCRÁTICOS EN LA ISLA
2008-06-30.
Osvaldo Alfonso Valdés, Ex Prisionero de Conciencia de la Causa de los
75 y Analista Político de Misceláneas de Cuba

Las relaciones entre la más larga y peor dictadura de América Latina y
la Europa democrática y libre, ahora han vuelto formalmente a la
normalidad. Los cubanos siguen siendo el único pueblo del hemisferio
occidental que no viven en un Estado de Derecho, las libertades
fundamentales siguen sistemáticamente violadas, Cuba cuenta también con
el mayor número de periodistas en la cárcel de occidente y el número de
presos políticos y de conciencia también es el más alto.

Luego de casi medio siglo en el poder, el anciano dictador delega el
poder en su hermano, y un parlamento integrado por miembros de un solo
partido lo ratifica como Jefe de Estado. El "nuevo" gobernante se hace
acompañar en los más importantes cargos del estado, por los más
retrógrados y envejecidos miembros del "antiguo" gobierno.

Como novedad anuncia ciertas medidas que rápidamente tienen mucho eco y
repercusión en el resto del mundo. Ahora los cubanos tienen el derecho a
comprar un móvil, hospedarse en un hotel, comprar una computadora o un
equipo microondas; aunque la posibilidad real para la gran mayoría sea
remota pues los precios de estos artículos y servicios son decenas de
veces más que el salario promedio de un trabajador.

La oposición democrática, que en las más difíciles condiciones lucha
pacíficamente por cambios hacia la democracia en la isla, día tras día
denuncia los atropellos, las agresiones, las amenazas, los maltratos en
las cárceles a los presos políticos. Las Damas de Blanco, mujeres
familiares de presos políticos, que reclaman del modo más pacífico la
libertad de sus seres queridos injustamente encarcelados, son
maltratadas y vejadas.

El régimen, como ha sido su práctica habitual, niega a varios activistas
el permiso de salida para particicipar en eventos internacionales y
varios ex presos políticos con visado para emigrar del país se les sigue
negando el derecho a hacerlo y continúan amenazados con ser regresados a
las cárceles.

La lógica interrogante ante esto sería el que cómo es posible entonces
que los 27 estados integrantes del mayor bloque de países democráticos
del mundo decidan eliminar las medidas que les fueron impuestas a una
dictadura que sigue cometiendo las mismas violaciones de los derechos
humanos.

La respuesta es que la dictadura tiene un buen amigo entre ese grupo de
estados. Se trata de la España gobernada por un gobierno socialista que
tiene excelentes relaciones con el régimen tiránico de Cuba y que con
mucho esmero llegó a convencer a la mayoría de los estados de la Unión
Europea de que en la isla, a pesar de lo que dice la oposición
democrática y, más que todo, la misma realidad, las cosas están mejorando.

No es casual, por supuesto, que sea el país que en este grupo de estados
tiene los mayores intereses económicos, las mayores inversiones.
Precisamente en el principal sector de la economía de la isla y cuyos
empresarios, juntos con el Gobierno, participa en la explotación de esos
trabajadores que son privados de sus salarios para que el dinero pase a
las arcas del régimen que no los emplea en mejorar las condiciones de
vida del pueblo y que sigue teniendo el más sofisticado aparato
represivo del continente.

Y como si fuera para demostrar que ellos saben que el origen del
levantamiento de las medidas que les fueron impuestas, no fueron la
mejoría de la situación de derechos humanos y la disminución de la
represión, justo en los días previos y posteriores a este hecho se han
producido en diferentes partes del país actos de atropellos y maltratos
incluso físicos contra los disidentes. Ejemplos sobran:

Las múltiples ocasiones en que el opositor pacíficos Jorge Luis García
Pérez (Antúnes) ha sido arrestado justo en estos días; la forma brutal
en que fueron desalojadas de un parque en La Habana varias Damas de
Blanco, el arresto en Matanzas y en la capital de decenas de disidentes
que se proponían participar en actividades pacíficas.

Paro todos los que deseen escucharlo está bien accesible en la red el
testimonio grabado de cómo el preso político y de conciencia José Daniel
Ferrer fue golpeado cuando denunciaba desde la cárcel los maltratos a
que son sometidos los presos de conciencia.

Los ejemplos podrían ser muchos más. Como ya sabemos, esto no ha
importado. La Unión Europea, normaliza las relaciones con la dictadura.
Como contraste, pudiéramos citar otro pronunciamiento bien reciente de
los estados europeos. Se trata de la justa condena y el rechazo al
resultado de las elecciones en Zimbabwe, los cuales son considerados un
fraude y declaran que las consideran ilegítimas.

¿Por qué dos modos diferentes de reaccionar ante dos regímenes
igualmente antidemocráticos y violadores de derechos humanos que por
demás son aliados entre sí y se respaldan mutuamente? La respuesta
podría ser que el régimen de Harare no cuenta con un amigo en el seno de
la Unión Europea como sí lo tiene La Habana.

Sin embargo, la dictadura cubana no debe sentirse muy satisfecha por el
levantamiento de esta medidas, pues a pesar de los esfuerzos para
evitarlo que desplegó la diplomacia española, en el texto divulgado por
la Comisión Europea existen varios puntos que fueron introducidos
gracias a la postura de países como Suecia y la República Checa, en los
cuales se les pide a la dictadura libertad para los presos políticos,
que se continúe con medidas de mayor apertura y se declara que las
delegaciones de alto nivel que visiten la isla deberán tener encuentros
con representantes de la oposición democrática.

Dentro de un año nuevamente los 27 se volverán a reunir para evaluar los
efectos positivos de su política en los cambios democráticos, que según
la llamada Posición Común, es el fin que persigue la Unión Europea en
sus relaciones con Cuba.

Esto significa, que a un año vista la isla deberá ser un país con menos
represión, más tolerancia con los luchadores demócratas pacíficos y
menos presos políticos. De lo contrario, la política de la Unión
Europea, como han señalado los representantes de los sectores más
amplios de la oposición dentro y fuera de Cuba, tampoco habrá dado
resultado. Deseamos que esta vez sea diferente. Lo que queremos, es la
democracia y la libertad verdaderas para nuestra patria.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=16010

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives