Primavera Negra

En la piel de Antúnez

En la piel de Antúnez
El régimen perdió la idea de cómo lavar y guardar la ropa, no mide el
costo político de cualquiera acción que pueda ejecutar, no está cuidando
ni a sus agentes de la Seguridad del Estado
martes, febrero 18, 2014 | Martha Beatriz Roque Cabello

LA HABANA, Cuba.- Dentro de los hechos represivos más notorios en estos
días, está la entrada de las fuerzas represivas –en cuatro ocasiones- a
la casa de Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, en Placetas, Villa Clara.
Antúnez como todos lo conocemos es el líder del Frente de Resistencia
Cívica Orlando Zapata Tamayo.

La primera vez ocurrió en horas temprana de la mañana del día 5 de
febrero, su esposa –Iris Tamara Pérez Aguilera- no estaba en la casa y
se lo llevaron arrestado, le registraron la vivienda y se puede decir
sin temor a equivocarse que se la saquearon. No tenían orden de
registro, ni de arresto, todo se hizo de forma ilegal, pero eso no le
interesa en estos momentos al régimen.

Por mucho tiempo, Antúnez mantuvo la fachada de su casa pintada con
letreros antigubernamentales y con una frase en particular que siempre
ha molestado mucho: “Ni me callo ni me voy”. Pero hasta la fecha la
dictadura había tolerado esos carteles, porque no corría peligro de que
tuviera imitadores, pero en la actualidad la situación social es bien
diferente y los gerontócratas no quieren permitir más ningún espacio y
mucho menos que el pueblo coja ejemplos de lo que hacen los opositores.

Y es que desde el punto de vista social hay muchas demandas, por el
cúmulo tan grande de insatisfacciones que tienen los cubanos que viven
en la isla. Durante muchos años las personas se refugiaron en el futuro,
porque las promesas eran constantes, pero en estos momentos ya se hizo
presente y una gran parte de la población está cansada de ver
transcurrir una generación tras otra sin que se solucionen los problemas
que se han amontonado.

Optaron por aislar a Antúnez y a su esposa, con un gran derroche de
recursos y fuerza represiva, pintándole la fachada de la casa y cada vez
que ellos han retornado los carteles, los han arrestado, de forma
violenta; hasta el momento en cuatro ocasiones.

Pero él se declaró en huelga de hambre el domingo 9 de febrero, y ha
tenido apoyo a todo lo largo del país, incluso dos presos tomaron
también esta actitud. Sin embargo, la mayoría de las personas que lo
conocen y lo estiman no están de acuerdo con esta suspensión de sus
alimentos, porque piensan que se hace daño físico. También yo coincido
con los que quisieran que levantase la huelga.

Ahora bien, si uno se pone en su lugar, entonces habría que analizar por
qué Antúnez está dispuesto a la inmolación, si le hace tanta falta al
movimiento disidente, precisamente por su valentía.

No pienso que el fin último de la huelga sea que le devuelvan las cosas,
porque todo lo material viene y va, pero lo que no se recupera es el
estado de indefensión en que cae la persona a la que le han saqueado su
vivienda, violando todo lo establecido y no tiene a dónde quejarse, ni a
quien demandar, ni siquiera le permiten comentarlo con alguien, porque
lo han aislado totalmente.

Además está el precedente que se sienta si se le vuelve a permitir al
régimen -que ya se le ha permitido- expropiar lo que estime pertinente,
sin documentos e incumpliendo su propia ley, quiere esto decir que la
huelga es por todos los disidentes y los cubanos en general. Es una
forma de llamar la atención del mundo y que se sepa lo que está pasando
dentro del país.

Resulta muy difícil aceptar que ante un problema de tamaña dimensión
haya que quedarse con los brazos cruzados y con la impotencia de vivir
bajo la bota totalitaria. Quizás este sea el momento para los que
preconizan la unidad en la diversidad, apoyar las demandas de Antúnez,
hacer volantes, octavillas, sueltos o como quiera llamárseles, y los
repartirlos por las calles, caminar las ciudades de forma pacífica para
exigir el cumplimiento de las propias leyes del régimen.

En este contexto las organizaciones que están formadas por miles de
opositores pueden tomar la decisión de respaldar estos reclamos, que no
son de derecha ni de izquierda, solo son justos y toda la oposición le
estaría dando una gran complicación a los que mal dirigen el país.
Si bien no se pretende apoyar su actitud corajuda de inanición, hay que
reconocer que cualquiera debajo de su piel podría tomar esta decisión.

Source: En la piel de Antúnez | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/en-la-piel-de-antunez/

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives