Primavera Negra

Un año sin tarjeta blanca ¿Cuánto hemos cambiado?

Un año sin tarjeta blanca: ¿Cuánto hemos cambiado?
Opinan opositores y periodistas independientes que viajaron y
regresaron, otros que aun no los dejan salir
martes, enero 14, 2014 | Lilianne Ruíz

LA HABANA, Cuba, 14 de enero de 2014, www.cubanet.org.- ¿Cuánto ha
cambiado el escenario político cubano a partir de que activistas de
derechos humanos y líderes de la oposición política han salido y
regresado a Cuba? ¿Está cerca el día después de la caída del castrismo?
Para responder, Cubanet contactó algunos de los protagonistas de esta
historia

Miriam Celaya (blogger y periodista independiente)

-¿Por qué resulta trascendente la reforma migratoria? Bueno, porque
sabemos que hasta ese momento se necesitaba un permiso para salir; y por
supuesto que los disidentes, opositores, inconformes, sociedad civil
independiente, cualquier incómodo, que no simpatizara con el gobierno,
sencillamente se le prohibía salir, y no salía. Yo creo que es una
medida positiva en el sentido de que nos abrió un poco esa posibilidad
de viajar cuando nos han invitado. Hemos podido contactar directamente
con instituciones, con personas de otros gobiernos y de las sociedades
libres del mundo libre. Se ha potenciado la voz, nos han conocido
personalmente a muchos de nosotros.

-Pero uno tampoco puede sobredimensionar esas cosas, porque no creo que
eso haya cambiado sustantivamente el escenario político cubano. Sí se
han podido concitar solidaridades, se ha podido encontrar apoyo, ha
habido grupos que han encontrado ahora sectores afines a sus respectivas
actividades, a las esferas donde se desenvuelven como activistas y están
recibiendo un apoyo más efectivo. A mí eso me parece muy bueno. Pero por
otra parte yo no veo que estos viajes hayan cambiado sensiblemente el
escenario político cubano. Se tiende también a centrar la atención, a
darle un protagonismo demasiado grande al tema de lo que hace el
gobierno. Las medidas que toma el gobierno, que puedan significar alguna
apertura real en el camino hacia la democracia. Yo creo que es tiempo de
que la sociedad civil y todos nosotros acabemos de entender de una buena
vez que los pasos que demos no dependen en lo absoluto de los pasos que
dé el gobierno, porque el gobierno está a la defensiva; ¿Por qué darle
ese protagonismo? En tanto no seamos capaces de entender nuestra propia
actualidad política, nuestra propia posición hacia el interior de Cuba y
ocupar un lugar en el juego político del país…No creo que porque haya
viajes va a cambiar sustantivamente la situación política cubana, que no
la podemos cambiar fuera de Cuba; la cambiamos al interior de Cuba.

Guillermo (Coco) Fariñas, Premio Andrei Sajarov del Parlamento Europeo
en el 2010; Coordinador General del Foro Antitotalitario Unido (FANTU) y
portavoz de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)

-Las tímidas reformas, incluida la reforma migratoria, implementada por
el gobierno del general- presidente Raúl Castro a partir del 14 de enero
de 2013, no debieran ser percibidas jamás como un avance o logro, y sí
como la cumplimentación de un derecho largamente pospuesto o retrasado.
Debemos poseer el valor cívico para exigir otros derechos que aún no se
nos reconocen. El significado de que varios líderes políticos
anticastristas y otros disidentes destacados hayan podido salir al
extranjero es dicotómico, pues por una parte comprendemos que es una
cínica maniobra política para limpiar la imagen del régimen y así
manipular a la opinión pública internacional, para frenar las presiones
que conlleven un cambio hacia un Estado de Derecho. Por otro lado, es
una oportunidad única para intercambiar con interlocutores en el
exterior y con aliados del exilio cubano. Invitar a los cubanos de la
Isla a foros internacionales, a que puedan hablar, denunciar, y luego
regresar a las entrañas del monstruo totalitario constituye un símbolo
de valor y resistencia para el pueblo de Cuba.

Dagoberto Valdés (Director de la Revista “Convivencia”
www.convivenciacuba.es; laico e intelectual católico)

-En mi opinión, es la reforma que más impacto tiene y tendrá en la
situación de Cuba. Hay que señalar que todavía hay cubanos que no pueden
gozar de este derecho humano por estar bajo licencia extrapenal injusta,
me refiero a los que quedan en Cuba de los 75 de la Primavera Negra de
2003. Esto ha sido bueno para todos los cubanos que tienen los recursos
económicos para viajar o que tienen invitaciones para viajar con los
gastos pagados. Para los que viajan es bueno porque pueden tener acceso
directo a una visión del mundo que no pueden tener a través los medios
de comunicación oficialistas dentro de Cuba. Es además muy bueno para
que sus interlocutores en el extranjero puedan conocer cara a cara a los
miembros de la Sociedad Civil, sean opositores, disidentes, blogueros,
periodistas independientes, pequeños empresarios, y que puedan escuchar,
sin intermediarios, las opiniones, criterios y propuestas de solución de
éstos con relación a los graves problemas que Cuba vive. Es bueno para
sus familiares y amigos y contribuye a fortalecer el intercambio
cultural, familiar, religioso de la nación cubana, única, que se
encuentra dispersa por el mundo. Espero que este derecho inalienable no
sea considerado más un permiso de ningún gobierno, sino una libertad
irrestricta de cada ciudadano por el mero hecho de ser persona.

Marta Beatriz Roque (economista, comunicadora social, ex prisionera de
la Causa de los 75; no puede salir de Cuba por la limitación que le
impone la “licencia extrapenal”)

-El escenario político es muy complicado aquí, porque siempre está
subdividido. Hay un escenario político hacia afuera y otro hacia dentro.
El gobierno ha tratado por todos los medios de cambiar la imagen
política hacia afuera y es por eso que ha permitido que las personas
salgan del país, pero no quiere decir que la gente pueda beneficiarse de
esta reforma porque, en primer lugar, si alguien quisiera irse de
vacaciones a Jamaica, por ejemplo, ¿con qué dinero podría hacerlo?
Tendría que ser el hijo de un dirigente, o alguien que le pague su
salida a Jamaica porque ciertamente la gente no tiene el capital
necesario para hacer todos estos trámites. Una cosa es decir que en Cuba
se puede viajar, o que se pueden comprar casas o autos, o se puede ser
trabajador por cuenta propia, pero ¿cuántas restricciones tiene todo
eso? Tiene las restricciones económicas y en el caso de los trabajadores
por cuenta propia, las que no permiten a los profesionales ser para nada
trabajadores por cuenta propia. Pero para el exterior el escenario
político ha cambiado totalmente, porque además ahora se tiene la
posibilidad de hablar con los disidentes que han viajado al exterior.

-Eso indica que hay posibilidades de libertades hacia afuera, pero
nosotros sabemos que hacia dentro esas libertades no existen. Y creo que
en el caso particular de los que están en mi condición, según el
artículo 23 de la ley migratoria, los que tienen pendiente una sanción,
no pueden viajar. Le pueden pedir permiso al tribunal que lo juzgó y
éste pronunciarse. Pero no está de más recordar que el tribunal aquí
está subordinado a lo que decida el gobierno, y el gobierno decide a
través de la policía política.

-Cuba y Estados Unidos no tendrían que hablar de los convenios
migratorios nuevos porque sencillamente la guardia fronteriza
norteamericana no tendría que preocuparse de que alguien va a salir por
el mar y constantemente la gente se está yendo por mar. Quiero decir que
la libertad de viajar no ha sido una solución para los que quieren irse
de Cuba.

Elsa Morejón (blogger y periodista independiente; esposa del líder
opositor Doctor Oscar Elías Biscet)

-La reforma todavía es discriminatoria porque hay una gran cantidad de
cubanos que no pueden salir ni entrar a Cuba. Yo he podido viajar antes
y después de estas modificaciones y la presión que hay en el aeropuerto
cuando una sale de Cuba y luego regresa, es increíble. En ningún país
democrático y libre una persona tiene que estar vigilada por la policía
cuando sale de su país y cuando entra. Luego, esos 2 años que pauta la
reforma migratoria a los cubanos para poder regresar a su país también
son una condición violatoria de la Declaración Universal de Derechos
Humanos, porque en todos los países del mundo las personas se van de su
país y regresan cuando lo estimen conveniente.

-Es discriminatoria porque para un grupo es sí, y para otro, no. En
Cuba, la mayoría no puede pagarse un pasaje para salir. Cuando consiguen
ese dinero lo que hacen es quedarse fuera. Otros, van a trabajar a otros
países; pero para estar viajando y regresar, no tienen dinero. Es muy
humillante que tengamos que depender de otra persona, de un amigo que
ponga el dinero del pasaje, porque por el esfuerzo propio, por el
trabajo, no se pueda pagar. O sea, ellos están haciendo modificaciones a
las leyes en Cuba, pero el cubano no tiene acceso, por las condiciones
tan precarias de la economía. La oposición en Cuba es pacífica. A través
de ella, el pueblo ha podido conocer muchas cosas que desconocía porque
no hay libertad de prensa. Y gracias a esa disidencia pujante que hubo
aquí desde años atrás y persiste hasta hoy, tuvo el gobierno que hacer
estas modificaciones.

Wilfredo Vallín (abogado; Presidente de la independiente Asociación
Jurídica Cubana)

-Existía una visión externa de la oposición cubana como una oposición de
poco nivel cultural, de gente con muy poca o ninguna preparación, y esto
ha sido una oportunidad para desmitificarlo. Ha sido importante dar la
imagen real de la situación cubana interna. Por otra parte, esto ha
permitido los contactos con personas que de una manera u otra resultan
interesantes y de importancia para nosotros. Logré reunirme en España
con el jefe del notariado español, tuve la posibilidad de conversar con
él por varias horas. En Suecia, con la presidenta del Colegio de
Abogados. En Costa Rica pude conocer e intercambiar nada más y nada
menos que con el señor Oscar Arias, dos veces presidente de Costa Roca y
Premio Nobel de la Paz. Y así, desde ese punto de vista, se establecen
contactos, nexos, colaboraciones, cursos, que para nosotros resultan muy
importantes. También resulta muy reconfortante que la gran mayoría de
los cubanos que ahora han salido, han regresado a Cuba. Eso da una
dimensión de la madurez que ha adquirido la oposición interna.

Manuel Cuesta Morúa (Presidente del partido Arco Progresista y
coordinador general del Proyecto Nuevo País)

-En términos políticos ha permitido varias cosas. La primera es tomar
contacto visual. Ni siquiera las redes sociales sustituyen el contacto
de persona a persona, que es lo que causa confianza entre los
interlocutores para confirmar e impulsar iniciativas. Otro aspecto es la
percepción de los demás. Salir y tomar contacto en todos los ámbitos
permite a los demás hacerse una idea de que sí es posible el cambio
democrático.

-Antes del 14 de enero había una lucha y un apoyo que más bien parecía
heroico y testimonial. Estamos apoyando a una comunidad de gente que
quiere el cambio para el país, pero ¿tendrán capacidad y posibilidades,
realmente? Porque la primera libertad que tiene el ser humano no es la
libertad de expresión, sino la de movimientos; lo que hace o no
auténtica a la libertad de expresión es justamente la posibilidad de
escapar cuando tú te expresas en regímenes cerrados.

-Por ejemplo, en Corea del Norte no es eficaz ni real el hecho de la
libertad de expresión, independientemente de que luchen por ella, porque
al final tú no puedes escapar y quedas en la trampa de un régimen brutal
como ese. La posibilidad de fluir de un lado a otro en las porosas
fronteras del mundo es lo que da vigor a la lucha por los cambios
democráticos. Se hace más real el impacto posible de la libertad de
expresión y de las demás libertades ciudadanas; y la comunidad exterior
ve entonces que es mucho más viable, que es práctico realmente trabajar
por la democratización del país. Eso ha tenido un impacto al interior
del país, porque estas salidas han permitido redefinir el escenario. La
gente comienza a medirse con la política real: cómo se piensa, qué se
dice, cómo se hace política, cuál es el lenguaje, cuáles son los niveles
en que la política se está desarrollando en el mundo.

Eliecer Ávila (ingeniero informático, líder político juvenil)

-El saldo ha sido positivo para el activismo, a pesar de nuestra
inexperiencia en casi todos los aspectos de la diplomacia y el trato
permanente con los medios. Luego sobrevino una crisis a partir de las
propias opiniones y actitudes de los diferentes activistas; lo que es
normal porque cada cuál fue consolidando un carácter y forjando un
criterio que por suerte no fue unánime. Hoy, gracias a todas esas
experiencias se están creando proyectos infinitamente superiores y los
resultados se verán muy pronto. Contar con la posibilidad de someterse
al escrutinio en escenarios internacionales es una gran fortaleza y al
mismo tiempo el mayor desafío profesional y moral que alguien puede
enfrentar.

Antonio Rodiles (líder del Proyecto Estado de SATS)

-Este es un proceso donde no se van a ver los resultados a corto, sino a
mediano plazo, tanto dentro como fuera. Dentro, creo que primero ha sido
muy favorable que se haya podido salir a otros foros fuera de la Isla y
que se hayan escuchado nuestras voces. Hemos podido comunicar de forma
directa qué está pasando acá, la dinámica que hay en el país, cuales son
las necesidades, cuales los puntos débiles, algunos puntos fuertes. Eso
era necesario. Hemos podido interactuar directamente con los cubanos que
están fuera de la Isla. Nos han visto, nos han conocido. Creo que esa
parte evidentemente es muy positiva. Ha significado nuevas experiencias,
hemos podido ver otras realidades como la que ocurrió en Europa del
Este; y bueno, en fin, toda esta parte de intercambio, flujo de la
información y de contactos, creo que ha sido muy positiva.

-La parte negativa es que uno puede disociarse del trabajo que está
haciendo dentro de la Isla, si los viajes se toman demasiado tiempo, si
no estamos en contacto completamente con el resto de la sociedad cubana
podemos disminuir ese vínculo. Particularmente, he tratado de viajar por
periodos cortos, para seguir manteniendo mi ritmo de trabajo. También ha
habido como un reacomodo de los activistas políticos, debido a un auto
reconocimiento hacia el exterior y hacia el interior con esta nueva
posibilidad. Me parece que son cosas necesarias que deben pasar.

- El tiempo irá asentando estos reacomodos, y poco a poco veremos cuáles
son las consecuencias de los viajes, ya en la práctica. De todas formas,
sí creo que los viajes son totalmente necesarios. Falta ahora que puedan
venir los cubanos que están fuera que no están de acuerdo con el
sistema. Lo cual creo que por ahora va a ser bastante improbable. El
gobierno ha mandado una señal muy clara: “Fuera de la isla ustedes
pueden reunirse con quien deseen, pueden hablar, pueden participar en el
foro que sea, pero aquí dentro nosotros somos los que seguimos teniendo
todo el control, todo el poder”, y el que cruce la línea que ellos han
trazado, pues sencillamente tiene que enfrentar las consecuencias.

-Esto es lo que hemos estado viendo en la práctica. Creo que seguirá
siendo la lógica del régimen; y bueno, veremos qué efectivo puede ser el
respaldo que recibamos desde la arena internacional para frenar esta
política represiva y de violaciones. La efectividad tendrá que ver con
nuestro trabajo.

Mario Félix LLeonart (pastor bautista, blogger, líder comunitario)

-Dialogar en foros internacionales ha hecho posible un nuevo tipo de
diplomacia ciudadana, que representa al pueblo, a la Sociedad Civil que
estamos rescatando. Hasta el 14 de enero de 2013, la diplomacia solo era
representativa de la voz oficial. En mi caso, sentí que tendía puentes
entre los cubanos de adentro que yo representaba y los de afuera; y
entre las iglesias que en el pasado se intentó separar. Me sentí
ocupando espacios que hasta entonces solo eran accesibles a los
emisarios del régimen.

-La diplomacia oficial, que era la que antes únicamente podía existir,
ahora es confrontada por otra alternativa. Son dos versiones las que
ahora circulan por el mundo y se baten, tanto en espacios políticos como
culturales y académicos. Ya no será tan fácil para la diplomacia oficial
porque ahora tiene que enfrentar una nueva versión que ha salido de la
propia isla. También, las distancias entre opositores internos y
externos se han acortado y se han favorecido las alianzas y
cooperaciones entre ambas.

-Los rostros de la oposición interna también se han dado a conocer con
mayor impacto dentro de la Isla, gracias a los medios que en el mundo
han dado la cobertura que no han tenido por parte de los medios dentro
de la Isla, y como un boomerang se han difundido dentro de Cuba gracias
a redes informales que circulan toda clase de contenido. Por otra parte,
las salidas y el regreso de los opositores desestabiliza y confunde a
los acólitos del régimen que durante décadas han sido utilizados para
reprimir y que ahora se sorprenden de ver a sus habituales víctimas
viajar y empoderarse. Obviamente, estos represores bajarán sus niveles
de obediencia.

Reinaldo Escobar (blogger y periodista independiente )

-Resulta quizás un poco prematuro hacer una evaluación de la repercusión
que ha tenido la reforma migratoria de enero de 2013, en el ámbito de la
sociedad civil cubana. De hecho, Cuba ya no es aquella isla de donde la
gente no podía salir sin un permiso del gobierno y eso es un
acontecimiento transcendental. Ya no es necesario “portarse bien” para
obtener un permiso de salida. Los opositores cubanos han tenido la
oportunidad de dar fuera de Cuba la imagen de lo que está pasando en el
país, con lo cual queda roto de alguna manera el monopolio que tienen
las autoridades cubanas para dar esa imagen edulcorada e idílica de la
revolución socialista “de los humildes, por los humildes…”

-Por otra parte, eso ha hecho cambiar la opinión que tienen muchas
personas sobre Cuba y eso ha influido en que muchas personas que antes
venían aquí solamente a aplaudir, ahora vienen a interrogar, a
cuestionar a las autoridades cubanas, que no tienen otra opción que dar
una respuesta.

-Un año después de la reforma migratoria, el gobierno ha perdido el
monopolio de la difusión de la realidad de Cuba en el exterior y los
opositores y activistas de la sociedad civil han ganado en experiencia y
en respeto en otros escenarios. Lo que se haga a partir de esa
experiencia ganada y de esa legitimidad obtenida será el verdadero
resultado que podremos medir en un futuro próximo.

Source: Un año sin tarjeta blanca: ¿Cuánto hemos cambiado? | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/un-ano-sin-tarjeta-blanca-cuanto-hemos-cambiado/

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives