Primavera Negra
Calendar
March 2014
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

De la Microfracción a la Primavera Negra

De la Microfracción a la Primavera Negra
Tras las rejas, una inscripción de la Oficina de Intereses de EEUU en La
Habana, en solidaridad con los 75 detenidos de la Primavera Negra.
(MARTINOTICIAS)
JORGE OLIVERA CASTILLO | La Habana | 21 Mar 2014 – 8:33 pm.

Dos episodios de represión estatal que, a pesar de sus diferencias,
siguen un mismo esquema y afectaron, en distintas generaciones, a una
misma familia.

El pasado martes se celebró un un nuevo aniversario de la Primavera
Negra, la ola represiva de 2003, y no he podido olvidarme de otro suceso
que, al margen del tiempo transcurrido y las diferencias entre uno y
otro, hacen evidente la naturaleza abusiva del régimen de La Habana. Me
refiero a la Microfracción.

Este término identifica el proceso por el cual, en octubre de 1967,
fueron a la cárcel una treintena de militantes del partido comunista
cubano, legalizado en 1939 tras varios años de censura bajo el nombre de
Unión Revolucionaria Comunista (URC), y cinco años más tarde rebautizado
como Partido Socialista Popular (PSP).

Al rememorar los hechos, el abogado Félix Fleitas Posada, quien falleció
el año pasado en el exilio, reconoció que, previo a la celebración de la
vista oral en los primeros meses de 1968, Raúl Castro dio a conocer
públicamente un informe en cual calificaba a los encartados de
contrarrevolucionarios, de llevar una campaña de difamación y calumnia,
de difundir documentos clandestinos contrarios a la línea del PSP, de
descalificar sistemáticamente los planteamientos de Fidel Castro y
Ernesto Guevara, y llevar a cabo tentativas para traicionar a Cuba desde
el extranjero.

Las acciones del Gobierno no se limitaron al encierro de los acusados a
través de juicios sumarísimos. Cientos de personas en toda la Isla
sufrieron represalias, bien por su cercanía a los puntos de vista de los
“microfraccionarios” o debido a viejos lazos de amistad, que no
necesariamente incluían afinidades políticas.

Tanto las expulsiones de los centros de trabajo como los envíos a
realizar labores agrícolas se sucedieron por todo el país. Renombrados
escritores, intelectuales y académicos fueron incluidos en las listas
negras en lo que constituyó una cacería de brujas a nivel nacional.

Al final, 36 hombres y 3 mujeres fueron enviados a la cárcel. En mayor o
menor medida todos ellos estaban en desacuerdo con la manera de
implementar la Ley de Reforma Agraria, el abuso del trabajo voluntario,
la renuencia a la aplicación del estímulo material para incentivar la
producción, el desconocimiento de la ley del valor, el voluntarismo, la
improvisación y el abandono del sector de los servicios públicos.

En el aspecto político, como bien dejara reflejado Fleitas Posada, las
discrepancias de mayor relieve eran con el mando unipersonal de Fidel
Castro, la exportación de la revolución, la militarización de la
sociedad y la falta de espacios para ejercer las libertades fundamentales.

En lo personal, este acontecimiento que engrosa la lista de hechos
abominables que no dejan de repetirse desde el 1 de enero de 1959, me
toca de cerca. Mi padre, Orlando Olivera, corrector de pruebas del
periódico Hoy antes de 1959 y posteriormente de Granma, figuró en la
nómina de la Microfracción.

Le impusieron 10 años de privación de libertad, de los cuales cumplió
cuatro años y tres meses. Pues la confluencia de factores nacionales e
internacionales, decidieron que todos salieran indultados antes de
extinguir la totalidad de sus condenas.

El destino me deparó luego una experiencia similar. Fui uno de los 75
disidentes arrestados en la tarde del 18 de marzo de 2003 en medio de un
gran operativo.

También me acusaron de contrarrevolucionario y de atentar contra la
seguridad del Estado. En realidad, solo me dedicaba a escribir noticias
y artículos de manera independiente.

En 2021 concluye la sanción de 18 años que me impuso la fiscalía.
Afortunadamente, me excarcelaron después de pasar 22 meses en cautiverio.

Desde que salí del encierro no he dejado de publicar mis criterios en
diversos sitios digitales, decisión que aumenta las probabilidades de un
retorno al centro penitenciario que decidan mis verdugos. Estoy en mi
casa bajo la cobertura de una licencia extrapenal por motivos de salud.

La espada de Damocles pende sobre mi cabeza.

Source: De la Microfracción a la Primavera Negra | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1395350283_7733.html

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives