Primavera Negra

En Europa también se baila guaguancó

En Europa también se baila guaguancó
Cuba y la Unión Europea iniciaron relaciones diplomáticas en 1988, sin
embargo estas relaciones han tenido la suerte de un cachumbambé (unas
veces arriba y otras veces abajo)
Luis Carlos Battista, Miami | 13/08/2014 4:14 pm

Recientemente diplomáticos europeos han comunicado que el segundo ciclo
de negociaciones de un futuro acuerdo de diálogo político y cooperación
entre Cuba y la Unión Europea se realizará a finales de agosto en Bruselas.
Tras la realización con éxito de la primera ronda de negociaciones en
abril pasado en La Habana, donde se discutieron un amplio espectro de
temas, se espera que este nuevo ciclo se desarrolle en calma y con
buenos augurios.
Cuba y la Unión Europea iniciaron relaciones diplomáticas en 1988, sin
embargo estas relaciones han tenido la suerte de un cachumbambé (unas
veces arriba y otras veces abajo). En 1996, luego del derribo por cazas
cubanos de dos avionetas pertenecientes a la organización radicada en
Miami Hermanos al Rescate que habían violado el espacio aéreo de la
Isla, el gobierno conservador del presidente José María Aznar en España
solicitó a las autoridades comunitarias la implementación de una
Posición Común. Esta Posición, aún vigente, limita los diálogos con La
Habana hasta tanto el gobierno cubano no “mejore la condición de los
Derechos Humanos y una apertura democrática en la nación caribeña”.
Sin embargo, a inicios de 2003, Cuba participó como Estado observador a
las negociaciones comerciales UE-ACP (Unión Europea-África, Caribe,
Pacífico), y el 10 de marzo Bruselas inauguró su embajada en La Habana.
No obstante, las relaciones se deterioraron cuando las autoridades
cubanas realizaron un controvertido juicio sumarísimo y aplicaron acto
seguido la pena de muerte a tres nacionales que secuestraron una
embarcación de pasajeros con la intención de hacerla llegar a suelo
norteamericano. Más tarde, en ese mismo año, en lo que es conocido como
la “Primavera Negra”, las autoridades cubanas enjuiciaron a 75
opositores bajo cargos de “Mercenarismo”, acusándolos de ser agentes
pagados por Estados Unidos para promover un cambio de régimen.
En 2008, las tensiones bajaron y los ministros de Relaciones Exteriores
de la Unión Europea aprobaron unánimemente el levantamiento de las
sanciones impuestas en 2003 y el inicio de diálogos permitiendo el
restablecimiento de la cooperación entre ambos. Aún a pesar de la
vigencia de la mencionada Posición Común, 14 Estados europeos mantienen
convenios bilaterales y memorándums de entendimiento para el intercambio
político con la Isla. En el período 2008-2013, Bruselas aprobó 85
millones de euros en concepto de proyectos de cooperación a desarrollar
en Cuba.
Más recientemente, a inicios de este año, se produjo la primera visita
de un canciller del Reino de los Países Bajos a La Habana, antecediendo
la posterior visita de varios diplomáticos de la misma cancillería.
Nuevas situaciones en la Isla han marcado a su juicio los tiempos que se
viven allí. “Cuba ha iniciado un proceso de cambios políticos y
económicos que no pueden escapar de nuestra atención”, afirmó el jefe de
la diplomacia neerlandesa Frans Timmermans, tras mencionar la moratoria
de la pena de muerte y el levantamiento de restricciones impopulares
vigentes desde hace décadas.
“Los Países Bajos quieren ser parte de esos cambios positivos”, agrega
el funcionario. Poco antes en La Haya, durante los festejos por el
centenario del Palacio de la Paz, el canciller de la Casa Oranje-Nassau
afirmaba: “Cuba atraviesa por un momento interesante de su historia. La
comunidad internacional está reaccionando de forma positiva a las
medidas y decisiones que se están implementando y que van en la
dirección correcta. Algunos podrán decir que los cambios son muy lentos,
otros señalarán que hay una deuda pendiente con los derechos humanos.
Pero hay una relación importante entre derechos económicos y derechos
civiles. Es hora de mirar a esos éxitos. Lo que ha pasado con el
reconocimiento de la comunidad gay en Cuba es ejemplar para el Caribe y
el mundo. La suma de todo esto me lleva a decir que los cambios asumidos
por Cuba son muy positivos”.
Posteriormente, en el segundo trimestre del año, se produjo la visita a
Cuba de Fleur Pellerin, secretaria de Estado de Comercio y Turismo de la
República Francesa y la primera visita de un canciller francés a Cuba
desde hace tres décadas, lo que evidencia también la clara intención del
gobierno francés de reforzar (o mejor dicho reconstruir) la relación un
tanto pérdida que Europa tiene, a excepción de España, con Cuba.
Francia y los Países Bajos actualmente están funcionando como punta de
lanza de una Europa interesada en Cuba como mercado virgen a merced de
socios económicos como los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y
Sudáfrica) y Venezuela principalmente, con los cuales La Habana mantiene
excelentes relaciones diplomáticas. Las recientes reuniones en Brasilia
entre varios países latinoamericanos con los mandatarios del BRICS y las
visitas a La Habana de Vladimir Putin y Xi Jinping, presidentes de Rusia
y China, respectivamente, corroboran lo anterior.
Por ello el gobierno de Hollande no ha dudado en resaltar los vínculos
culturales franco-cubanos y la presencia comercial que actualmente
Francia mantiene Cuba. Desde el punto de vista cultural, la Alianza
Francesa mantiene aproximadamente 10.000 estudiantes repartidos en La
Habana y Santiago de Cuba y el Festival de Cine Francés de La Habana es
el segundo más importante de su tipo a nivel mundial.
Este año, la invitación de honor a Francia en la Feria Internacional del
Turismo en La Habana, constituye una apuesta a potenciar el turismo
europeo y francés en particular, el cual constituye el sexto país emisor
de turismo a Cuba. La participación de Fleur Pellerin, confirma el
inicio de una voluntad mutua entre los dos gobiernos. Además no se puede
olvidar los vínculos comerciales existentes. La francesa Pernord Ricard
es la encargada de comercializar internacionalmente el Ron Havana Club
con más de 4 millones de cajas vendidas mundialmente.
Pero lo interesante para estos países es lo que está por venir: apuestan
a una Cuba abierta al mundo, con ansias de inversión extranjera y con un
gobierno dando pasos para reestructurar la economía a fin de
reinsertarse con paso firme en el comercio internacional. El
General/Presidente tiene claro que es necesario buscar capital foráneo
como uno de los principales estímulos para reanimar la economía cubana,
teniendo en cuenta además la posición del archipiélago como llave de
entrada al Golfo y Las Américas.
Con la futura eliminación de una Posición Común un tanto impertinente,
la Unión Europea toma nota de los pasos alentadores del gobierno de Raúl
Castro y ha decidido comenzar la carrera sin esperar a los Estados
Unidos, autoexcluido del juego a pesar de su inmensa cercanía, debido a
su política hostil hacia la vecina Cuba.
Según diplomáticos occidentales citados por varias agencias de prensa, a
finales de 2013 una delegación del Club de París visitó la capital
cubana con el objetivo de participar en reuniones con altos dirigentes
antillanos en el campo de la economía a fin de valorar propuestas
cubanas para llegar a arreglos con respecto a la deuda externa de la
Isla. Esto permitiría la disponibilidad de Cuba para nuevos créditos,
una reducción de las deudas preexistentes y la reputación mejorada de
Cuba en el cumplimiento de las obligaciones financieras internacionales.
No es de extrañar, por lo tanto, que varios países europeos decidan
tomarle incluso la delantera a una parsimoniosa España como principales
socios comerciales de Cuba, y asegurarse un puesto primordial en la Cuba
que está por venir, una Cuba del siglo XXI.

Source: En Europa también se baila guaguancó – Artículos – Opinión –
Cuba Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/en-europa-tambien-se-baila-guaguanco-319771

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives