Primavera Negra

Por qué la disidencia desconfía del deshielo entre Estados Unidos y Cuba?

¿Por qué la disidencia desconfía del deshielo entre Estados Unidos y Cuba?
CARMEN MUÑOZC.MUNOZCAMOS / MADRID
Día 13/04/2015 – 08.32h

Optimistas y cautelosos a la vez sobre la nueva era que se ha abierto
entre dos países hostiles durante cinco décadas, los opositores no creen
en la voluntad de cambio del régimen castrista
EFE

La mayoría de los disidentes cubanos, como sus compatriotas en la isla,
recibieron con optimismo y cautela el comienzo del deshielo entre
Estados Unidos y Cuba. Pero pasado el histórico encuentro entre Barack
Obama y Raúl Castro en Panamá, los opositores no ocultan su prevención
ante el futuro de las relaciones bilaterales y las repercusiones en el
país caribeño porque el régimen castrista no ha demostrado ninguna
voluntad de cambio en los 56 años que lleva en el poder. Coinciden en
que La Habana ha buscado restablecer las relaciones diplomáticas con
Washington, rotas en 1961, cuando las tímidas reformas lanzadas por
Castro no han logrado sacar a Cuba del marasmo económico, ve inseguro al
aliado venezolano y necesita capital extranjero.

«Las grandes inversiones no van a llegar a Cuba si no mejoran las
relaciones con Washington, muchos países temen invertir en la isla
cuando sus empresas ya están instaladas en EE.UU. y les disuade que siga
en la lista de promotores del terrorismo», explica la periodista
independiente cubana Miriam Leiva. La exdiplomática y una de las
fundadoras de las Damas de Blanco cree que se trata solo de un
«replanteamiento económico e internacional» por parte de un Gobierno que
«quiere mantener su poder absoluto y no va a cambiar nada desde el punto
de vista político; es el mismo régimen pero necesita aire». Leiva
desconfía de que el Gobierno cubano «permita la ejecución de las medidas
de Barack Obama dirigidas a mejorar la situación de los ciudadanos», que
a la larga contribuirán a que «el pueblo tenga más conciencia de sus
derechos y menos miedo a expresarse».

José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu),
asegura que la dictadura cubana «busca dinero e inversiones de Estados
Unidos y Europa sin dar mucho a cambio». «La mayoría de los ciudadanos y
los disidentes están a favor del deshielo, pero son cautelosos porque no
hay buena voluntad por parte del Gobierno cubano, que busca sacar el
mayor provecho dando lo mínimo a cambio», sostiene el expreso político
de la Primavera Negra de 2003 desde Santiago de Cuba.
«El Gobierno cubano recurre al mismo discurso desde hace más de 50 años,
basado en la idea del totalitarismo, y solo hará las reformas que le
permitan conservar el poder», afirma el coordinador nacional del
Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Eduardo Cardet. El grupo de
Oswaldo Payá también tiene «muchas reservas» sobre unas conversaciones
bilaterales que se mantienen con «mucho hermetismo», por lo que ha
decidido actuar con «mucha cautela». Cardet afirma que «esimposible que
Cuba cambie sin hacer reformas estructurales y sin incluir a todos los
estratos de la sociedad».

El director de la revista digital cubana Convivencia, Dagoberto Valdés,
es también optimista sobre la nueva era que se ha abierto entre EE.UU. y
Cuba, pero «con cautela y condiciones». Entre ellas, que La Habana
reconozca a la sociedad civil independiente, respete los derechos
humanos, ratifique los pactos de la ONU y libere a los cincuenta presos
políticos.

Una de las voces de la disidencia que más desconfía del deshielo es la
líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, que también estuvo en Panamá
en el marco de la Cumbre de las Américas. Soler señaló a ABC que «estas
nuevas relaciones no van a beneficiar al pueblo sino al Gobierno
cubano». «Mientras en Cuba no se respeten los derechos humanos y exista
un solo partido, nada va a cambiar», subraya Soler.

Expertos en «comprar tiempo»
La mayoría de la oposición considera que el castrismo no está preparado
ni para el diálogo ni para la apertura política. Así lo demostró un
grupo de castristas en Panamá, durante la apertura de un foro paralelo
sobre la sociedad civil, cuando boicotearon la presencia de opositores
cubanos. «El Gobierno de Cuba sigue metido en el búnker y está dispuesto
a meterse aún más», aseguró Elizardo Sánchez, uno de los disidentes
presentes en el país centroamericano, quien declaró a Efe que esta
«negativa» imagen evidencia que «van a mantener la misma crispación de
siempre, que no van a dar los pasos que espera la comunidad
internacional». Raúl y Fidel Castro, destacó el ex prisionero de
conciencia a este diario, son expertos en «comprar tiempo».

Source: ¿Por qué la disidencia desconfía del deshielo entre Estados
Unidos y Cuba? – ABC.es –
http://www.abc.es/internacional/20150413/abci-cuba-disidencia-desconfia-deshielo-estados-unidos-201504112107.html

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives