Primavera Negra

La Habana tiene nuevo arzobispo

La Habana tiene nuevo arzobispo
El Vaticano finalmente decide nombrar al sustituto del cardenal Ortega y
la elección del camagüeyano Juan de la Caridad García Rodríguez causa
sorpresa
Redacción CE, Madrid | 27/04/2016 9:16 am

El papa Francisco nombró como nuevo arzobispo metropolita de San
Cristóbal de La Habana, en Cuba, a monseñor Juan de la Caridad García
Rodríguez, de 68 años, hasta ahora arzobispo de Camagüey, informó ayer
la Santa Sede en un comunicado, de acuerdo a la agencia de noticias Efe.
El nombramiento se produce después de que el pontífice aceptara la
renuncia del anterior arzobispo de San Cristóbal de La Habana, Jaime
Lucas Ortega y Alamino, por sobrepasar la edad de 75 años, tal y como
establece el Código de Derecho Canónico.
Juan de la Caridad García nació en Camagüey el 11 de julio de 1948 y
llevó a cabo estudios filosóficos y teológicos en el Seminario de San
Basilio de El Cobre y en el Seminario Mayor San Carlos y Ambrosio de la
capital cubana.
Fue nombrado sacerdote el 25 de enero de 1972, integrándose en primer
lugar en la parroquia de Morón y de Ciego de Ávila.
También ha sido párroco de Jatibonico y de Morón, así como vicario para
la pastoral de la por entonces vicaría de Ciego-Morón.
En 1989 fue nombrado párroco de Florida y fue fundador y director de la
Escuela para misioneros de la diócesis de Camagüey.
El 15 de marzo de 1997 fue nombrado obispo titular de Gummi di
Proconsolare y auxiliar de Camagüey, recibiendo la ordenación episcopal
el 7 de junio sucesivo.
Era arzobispo de Camagüey desde el 10 de junio de 2002.
Por otro lado el papa Francisco ha aceptado la renuncia de monseñor
Alfredo Víctor Petit Vergel como auxiliar de la diócesis de San
Cristóbal de La Habana por superar los 75 años.
Trascendencia política
La Iglesia de la Isla destacó la “invaluable labor pastoral” llevada a
cabo por Ortega y Alamino, pero quizá ha sido su dimensión política la
que con frecuencia ha acaparado los titulares. Estratega, capaz de
manejarse con soltura en los territorios del poder, el cardenal Ortega
logró mejorar las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno cubano tras
décadas de persecución y ostracismo. Por su labor en general en el
terreno social y político ha recibido tanto elogios como críticas.
El cardenal Ortega presidió durante tres periodos consecutivos la
Conferencia de Obispos Católicos de Cuba y fue uno de los principales
artífices de la carta pastoral El amor todo lo espera de 1994, que hizo
duras críticas al gobierno de Fidel Castro en medio del llamado “período
especial”.
Fue Ortega quien, en 2011, negoció la excarcelación y posterior salida
del país de la mayoría de los presos de la llamada “Primavera Negra” y
el que acogió en La Habana tres visitas papales, que contribuyeron a
fortalecer una imagen de mayor apertura hacia el exterior del régimen
cubano. El cardenal también desempeñó un importante papel en el proceso
de “deshielo” que llevó al restablecimiento de relaciones diplomáticas
entre La Habana y Washington.
Por todo ello ha sido considerado un interlocutor privilegiado con Raúl
Castro y algunos incluso lo ven como un aliado del gobernante. En los
últimos meses, las críticas desde sectores de la disidencia hacia Ortega
aumentaron notablemente, especialmente a partir del momento en que el
prelado negó públicamente la existencia de presos políticos en la Isla.
¿Cambio de rumbo?
La política del Vaticano se define en Roma y no en Cuba, por lo que no
hay que esperar cambios notables con el nombramiento. Sin embargo, tanto
por la trayectoria como por el carácter del nuevo arzobispo de La Habana
es de suponer que su papel será más centrado en la misión pastoral y
menos en la política.
El elegido del Vaticano para la nueva etapa tiene un perfil que se
asemeja al del Papa actual.
“Este obispo va a ser sobre todo pastoral y misionero”, ha vaticinado
este martes al portal 14ymedio Dagoberto Valdés, disidente católico y
director de la revista digital Convivencia.
El Papa busca líderes religiosos “cercanos a la gente, que sean
misioneros, que saquen a la Iglesia de sus sacristías y la coloquen en
medio de la vida cotidiana y de su pueblo”, agregó Valdés.
Precisamente es al parecer esa personalidad y trayectoria lo que
finalmente determinó su nombramiento, que por otra parte resultó algo
sorpresivo.
Por su discreción y centrismo, es la persona menos comprometida en las
luchas intestinas de la Iglesia cubana”, dijo Lenier González,
subdirector de Cuba Posible, en declaraciones a El Nuevo Herald de Miami.
González consideró que con este nombramiento “se cierra el ciclo
histórico del viejo episcopado cubano”.
García Rodríguez ha representado a Cuba en la Asamblea de Obispos del
continente y durante tres años, entre 2006 y 2009, presidió la
Conferencia Episcopal. El nuevo arzobispo se ha impuesto al gran
favorito, monseñor Dionisio García, arzobispo primado de Santiago de
Cuba y presidente de la Confederación de Obispos Católicos, quien en
2012 protagonizó un incidente al negarle el saludo a Raúl Castro.
“Vamos a tratar de continuar la obra que él [Ortega] ha realizado”, dijo
el elegido por el Vaticano a la agencia Efe.
Por otra parte, en declaraciones a El Nuevo Herald desde Camagüey,
monseñor García dijo que espera que su episcopado sirva para aumentar
los diálogos con el Gobierno cubano, de manera que “la Iglesia pueda
estar presente en los espacios que le son propios, como la educación,
los medios de comunicación y la pastoral carcelaria”.

Source: La Habana tiene nuevo arzobispo – Noticias – Cuba – Cuba
Encuentro –
www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/la-habana-tiene-nuevo-arzobispo-325433

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives